miércoles, 10 de abril de 2013

PROCESO DE DIVORCIO NECESARIO





 

Solicitud de Divorcio



Es importante conocer el procedimiento judicial adecuado que se debe seguir para una demanda de divorcio, así como de cualquier otro proceso por el cual debamos proceder. Un error en él nos significaría más que perder un caso, implicaciones, muchas veces irreparables en las personas. En este caso tratándose de un proceso de divorcio, están en juego  más allá de bienes materiales o los mismos sentimientos, es común que lo que sea más complicado acordar sea la custodia de los hijos, cuando los hay.

Es asi cuando el divorcio es necesraio, este puede ser solicitado por una de las partes, apelando algunas de las decinueve causales contenidas en el árticulo 272 del código civil vigente del estado de Tabasco (Codigo civil para el Estado Libre y Soberano de Tabasco, 2009)

 

        La Demanda


 

El cónyuge interesado en promover el divorcio necesario con base en alguna o algunas de las causales escritas anteriormente, debe presentar la demanda ante el juez de primera instancia competente, precisando fundamentalmente:

  • El tribunal ante el cual se promueve;

  • El nombre del cónyuge que promueve y el de las personas que lo representen, en su caso, expresando la naturaleza de la representación y la casa que señale para oír notificaciones;

  • El nombre del cónyuge demandado y su domicilio;

  • El objeto u objetos que se reclamen con sus accesorios;

  • Los hechos en que el actor funda su petición, exponiéndolos clara y sucintamente en párrafos separados;

  • Los fundamentos de derecho y la clase de acción, procurando citar los preceptos legales o principios jurídicos aplicables; y,

  • El valor de lo demandado.


 

Además, a la demanda se deben acompañar:

  • El documento que acredite el carácter con que el litigante se presenta en juicio, en el caso de tener la representación legal del cónyuge;

  • El poder que acredita la personalidad del que comparece a nombre de otro;

  • El documento o documentos en que se funda la acción;

  • Copias en papel común del escrito y documentos que integran la demanda para emplazar al demandado.

 

El Emplazamiento


 

Si la demanda reúne los requisitos necesarios, el juez la admitirá y ordenará al actuario que emplace al cónyuge demandado, para que en un término de 9 días hábiles contados a partir del siguiente al en que fue emplazado, comparezca para que conteste la demanda.


 

La Etapa de Prueba

 

Contestada la demanda o dada por contestada en los términos prevenidos en la ley, se abrirá el juicio a prueba a solicitud de cualquiera de las partes o de oficio por el juez.

El término de prueba es de 25 días y comienza a contar a partir del día hábil siguiente al en que quedan notificadas ambas partes.

Las pruebas que se pueden ofrecer en la etapa probatoria, son las de:

  1. Confesión;

  2. Instrumentos públicos y auténticos;

  3. Documentos privados;

  4. Dictámenes periciales;

  5. Reconocimiento o inspección judicial;

  6. Testigos;

  7. Fama pública;

  8. Presunciones;

  9. Fotografías, copias fotostáticas, registros dactiloscópicos y, en general, todos aquellos elementos aportados por los descubrimientos de la ciencia; y,

  10. Los demás medios que produzcan convicción en el juzgador.

 

Cabe señalar que las pruebas más comúnmente se ofrecen son las de confesión, testigos, documentos públicos, privados y los dictámenes periciales.

 

La Etapa de Alegatos


 

Concluido el término de prueba, sin que se necesite petición de alguna de las partes, el juez debe conceder, primero al actor y luego al demandado, cinco días a cada uno para que aleguen de buena prueba.

 

La citación para sentencia


 

Una vez que ha transcurrido el término de alegatos, el juez debe notificar a las partes que el asunto se ha citado para dictar sentencia.

 


La sentencia


 

Entre otras cosas, la sentencia debe:

  • Fundarse en la ley o en los principios generales de derecho;

  • Ser clara y precisa; y,

  • Ocuparse exclusivamente de todas y cada una de las personas, cosas, acciones y excepciones que hayan sido materia del juicio.


 

Los puntos que comúnmente decreta una sentencia de divorcio judicial son(Mejía, 2013): 1. Disolución del vínculo matrimonial y en consecuencia la aptitud de los divorciados para contraer nuevas nupcias. 2. Las medidas adicionales que decreta el juez de familia como son:

  • Si existe o no y en qué porcentaje pensión alimenticia que deberá pagar el padre a la madre o viceversa.

  • Repartición de bienes que se adquirieron durante el matrimonio. En la mayoría de las legislaciones, los bienes obtenidos o adquiridos durante el matrimonio pertenece por igual a ambos cónyuges (excepto en las legislaciones que se contempla el matrimonio bajo el régimen de separación de bienes), no así los bienes provenientes de herencias que pertenecen enteramente al cónyuge que los recibiera o las donaciones.

Situación jurídica de los padres en relación a los hijos, dentro de lo que encontramos:

a) A que progenitor le corresponde la guarda y custodia del o los menores (aunque puede ser compartida).

b)  Establece la forma de convivencia que tendrá con sus hijos la madre o el padre que NO tiene la guarda y custodia.

c) Las obligaciones que cada progenitor tendrá que cumplir respecto de la manutención alimentaria de los hijos (pensión alimenticia).

 La disolución del matrimonio conlleva una reestructuración de la vida de una familia, por tanto si no se llega a una conciliación de las partes, movidas muchas veces a tomar la decisión de un divorcio por nimiedades que pueden ser arregladas a través del diálogo, debe seguirse este procedimiento.

Tomando en cuenta siempre, que se trata de un tema delicado, porque los efectos de un divorcio van más allá de la repartición de bienes construidos durante el matrimonio, bajo el principio de igualdad y equidad, en estos tiempos modernos tanto el hombre o la mujer pueden ser sujetos de una sentencia de pensión alimenticia, según se demuestre con las pruebas mencionadas, confesión, fotografías, documentos, testigos, dictámenes periciales y todos aquellos instrumentos que el proceso nos ofrece.

De tal modo que además de la afectación a la economía de un individuo puede generar otros problemas, como las afectaciones psicológicas o morales que puedan tener tanto en las partes, como en los hijos producto de ese matrimonio. Por ellos siempre lo recomendable sería la conciliación.

Por:

Heber Gonzalez Espinosa
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada